Un entrenador organizado está en una mejor posición para transmitir mensajes claros a los jugadores y ganarse su confianza.  
 

¿A qué tipo de equipo nos enfrentamos? Planificar un torneo como una Copa del Mundo con un equipo nacional es diferente a planificar la temporada para un equipo de club.

En la preparación de un torneo, el punto de partida de un jugador puede ser diferente al de su compañero de equipo. Por tanto, es importante individualizar las cargas de trabajo para prevenir lesiones y maximizar el rendimiento de cada jugador.

   

Hay dos aspectos clave a considerar al planificar:

1) Viajar: sabemos que viajar afecta significativamente el rendimiento del jugador. Es fundamental planificar correctamente cuándo viajar, pero también la hora del día para maximizar el tiempo de recuperación.

2) Diferencia horaria: la diferencia horaria afecta el sueño y los ritmos circadianos. Llegar con anticipación para permitir que el equipo se adapte antes de la competición.

   

La pretemporada es el momento de desarrollar el acondicionamiento, pero también de transmitir mensajes clave al equipo.

La comprensión táctica para generar CONFIANZA es crucial. Los resultados positivos siempre aumentan la confianza.

Durante la temporada se debe tomar la competición como punto de referencia. El tiempo entre partidos es el tiempo que tiene el equipo para recuperarse y absorber información específica relacionada con el próximo rival.

   

Planificar el contenido con anticipación en detalle brinda una ventaja para estructurar el entrenamiento. Es importante mantener un buen equilibrio de elementos tácticos, físicos y técnicos para mantener la forma de los jugadores, pero también para mantenerlos frescos mentalmente.

 

© 2021 Javier Perez - Todos los derechos reservados